miércoles, 5 de marzo de 2014

Canelones de carne con espinacas

¿Quién dice que los hijos siguen el ejemplo de sus padres? Pues en algunas cosas puede que sea verdad, pero en otras espero que al menos sea así a largo plazo.


Y digo esto porque por más ejemplo que damos en casa Óscar y yo con las verduras de nuestra huerta y con lo que comemos, a nuestros hijos, de momento, no se les pega mucho. Antes de empezar el cole nuestro hijo mayor comía de todo, pero al empezar en el cole la cosa cambió y dejó de comer casi de todo. El menú que les daban era muy limitado, y yo, como novata, sólo me fijaba en compensar lo que había comido, con la cena, pero no me dí cuenta de que las comidas eran muy básicas y los menús muy repetitivos, hasta que ya fue demasiado tarde.

Canelones de carne con espinacas

La única verdura que les daban con su "forma normal" eran las judías verdes. Eso y dos tipos distintos de puré, de calabacín y calabaza, es toda la verdura que les daban. Y digo yo, ¿dónde están la coliflor, las acelgas, las espinacas, la berza, el calabacín, los pimientos...? Eso en su colegio, simplemente no existe. Y entre lo que no les daban, y lo que le dejó de gustar porque al de al lado tampoco le gustaba, ¡se terminó de fastidiar el asunto!

Canelones de carne con espinacas

Y yo lo llevo fatal, para que os voy a engañar, porque procuro alimentarme bien, y comer de todo, pero es que además no sólo es que crea que las verduras son indispensables, es que además me gustan, ¡y hay tantas formas de prepararlas!. Por eso, hasta que llegue el día en que vuelva a comer un plato de acelgas igual que hacía cuando tenía 2 años, no me queda más remedio que camuflarlas, porque obligarle tampoco me parece lo mejor, y eso de hacer comidas con formas de muñequitos, sonrisas y cosas por el estilo, con mis hijos no cuela.

Canelones de carne con espinacas

Para más inri, antes le decías que probara las cosas y lo hacía, pero ahora es que se niega incluso a probar, y cuando alguna vez cede, después de probarlo dice que no le ha gustado, aunque sólo sea por quedar él por encima, porque se le nota en la cara que sí le gusta, pero dice que no para no dar su brazo a torcer.

Canelones de carne con espinacas

Este año por fin, nuestro trabajo nos permite traerles a comer a casa, por lo que me las tengo que ingeniar para que coman como es debido, y una de esas recetas de camuflaje es la que os traigo hoy, en la que junto con la carne picada le añado unas espinacas, que en realidad no aportan ningún sabor especial, pero sí todos los beneficios de comer verdura. Si me preguntan que qué es eso verde suelo decir que es perejil, y se quedan tan conformes. ¡Yo es que alucino!, si digo que son espinacas empiezan a hacer ascos y ni lo prueban, pero si es perejil no pasa nada ¿vosotros lo entendéis?

Ingredientes:

250 g de carne picada de ternera
150 g de espinacas frescas
pasta para canelones
tomate frito
cebolla y ajo
coñac
sal, orégano, pimienta negra y nuez moscada
2 ó 3 cucharadas de harina integral  
leche entera
aceite de oliva virgen extra
queso rallado

- lavamos las espinacas y las cocemos en agua hirviendo con sal
- picamos aproximadamente media cebolla y dos dientes de ajo y los ponemos a pochar con un poco de aceite. Cuando estén ya medio transparentes añadimos la carne picada, la damos unas vueltas en la sartén y le añadimos el orégano, la sal, la pimienta y un chorrito de coñac. Dejamos que termine de hacerse despacio, tapándolo y dando vueltas de vez en cuando
- cuando las espinacas estén cocidas las escurrimos bien para eliminar el exceso del agua de cocción, y sobre una tabla las trituramos con un cuchillo en trozos lo más pequeños que podamos
- añadimos las espinacas troceadas a la carne, lo rehogamos todo junto durante 3 ó 4 minutos, y le añadimos el tomate frito a todo ello hasta que nos quede una textura ni muy espesa ni muy liquidilla, para que los canelones queden jugosos pero sin que se salga el relleno de dentro. Lo mejor es ir añadiendo poco a poco cucharadas, no os digo cuántas porque depende de la consistencia de la salsa que empleéis. Después, dejamos que de un hervor suave todo junto
- por otro lado tendremos preparadas las placas de los canelones. A mi me gusta comprar de las que están precocidas, pero si no, se ponen a cocer tal y como se indica en la caja. Rellenamos los canelones con la mezcla anterior, y los colocamos en una fuente, sobre la que habremos esparcido antes un poco de salsa de tomate, dejándolos a la espera de añadir la besamel
- para hacer la besamel echamos un poco de aceite en una sartén, sin llegar a cubrir el fondo, y lo calentamos, después añadimos un poco de cebolla muy picada y antes de que empiece a dorarse añadimos la harina y dejamos que se dore ligeramente en el aceite para que luego no sepa a harina cruda. Cuando esté tostada añadimos despacito la leche, que habremos calentado antes, y daremos vueltas hasta que la harina se deshaga en la leche. Se formará una masa espesa, seguimos añadiendo leche y dando vueltas y esa masa se irá aligerando hasta que nosotros queramos. Al enfriar espesa más, así que es preferible que de entrada quede un poco más ligera de lo que en realidad queremos. Añadimos sal, pimienta, y si nos gusta, un poco de nuez moscada, y ya está listo
- añadimos la besamel por encima de los canelones y sobre ésta ponemos un poco de queso rallado y lo gratinamos en el horno hasta que se dore
- ¡y a disfrutar de unos riquísimos, y sanos, canelones!

Canelones de carne con espinacas

Sugerencias:

- podéis usar también espinacas congeladas. Si es un paquete de 400 g con un bloque de 200 g de los dos que suelen venir sería más o menos igual.
- la besamel podéis hacerla también con harina normal y con otra leche que no sea ni de vaca, ni entera, incluso con un caldo
- el queso yo lo suelo rallar en el momento, si tengo de mezcla, de mezcla, si es de oveja, de oveja, porque no compro nunca paquetes de queso rallado, pero si lo tenéis también lo podéis usar
- en la entrada de las "sardinas en lata de pan" os explico cómo podéis hacer la salsa de tomate en casa (a ver si un día de estos hago una entrada explicándolo mejor)
- en lugar de canelones también podéis hacer una lasagna con este mismo relleno
- la besamel también la podéis hacer sin añadir cebolla

13 comentarios:

Detallisi mé dijo...

yo suelo hacerlos sólo con espinacas, o sólo con carne, pero nunca juntos los dos ingredientes...y me parece una idea estupenda!!
si te apetece conocer mis nuevos palillos de madera decorados con tacitas ideales, pásate por mi blog!

como agua para chocolate-myriam dijo...

vaya, pues en el cole de mis hijos es supervariado por suerte y ellos a día de hoy(toco madera) comen de todo. Tus canelones me encantan. besotes.

Olga Marin dijo...

mmmm con esta receta convences a cualquier persona que no le guste la verdura de empezar a comerla. Que buena pinta tiene!!! besos

Rosa dijo...

Una muy buena idea camuflar las verduras, ten paciencia y veras como poco a poco, acabaran comiendo de todo. Bss.

Ajonjoli dijo...

No sé si te servirá de consuelo, pero yo de pequeña era igual. El "no me gusta" y el "se me ha hecho bola" eran mis dos mantras en la mesa. No sé cómo mi madre no me arrojó al Manzanares (y eso que vivíamos al lado del río). Sólo comía bien la tortilla francesa, los macarrones y los bocadillos de paté. Y ahora mírame. Sigo siendo poco carnívora, pero verduras ¡¡todas!!
Los canelones tienen una pinta estupenda, por cierto.

Entretelas - Las entretelas de Eva dijo...

Hola! Hacía mucho que no pasaba por aquí, y como siempre, es un placer volver a tu casa.
Acabo de comer y me han entrado unas ganas de hacer tu canelonessssss!!!!!
Me he reído mucho con lo que cuentas, porque en muchos momentos me siento identificada. Yo nunca he sido muy "verdulera" y me sigue costando, pero las espinacas me encantan y, al menos, a dos tercios de mi prole también. Seguro que probaré tu receta, y veremos si cuela, jeje. Espero que sí.
Tienen una pinta...
Un besazo y hasta pronto.

Marhya dijo...

Bueno, eso pasa con niños y tiene su gracia (aunque a ti no te la haga, pero entra dentro de lo normal), lo malo es que muchos adultos hacen igual, les dices perejil y cuela pero espinacas y te hacen ascos. Y eso si que tiene delito.
Seguro que se le terminará pasando, pero como vea que te preocupa mucho el tema, tienes para rato.
Me quedo con los canelones, que me encantan y no sé por qué me suele dar perecilla prepararlos.
Un beso.

Helena / Rico sin Azúcar dijo...

Qué gracia, Cristina, me acabas de hacer recordar a mi padre triturándome la coliflor con patatas y dándole forma de ballena. ¡si hasta me cortaba el queso en tiras y me decía que eran "patatas fritas de queso"! Lo que no haga un padre.... :-D
Te diré que estoy segura que eso de la alimentación se cura con los años: yo de pequeña era ultra tiquis miquis y, aunque la verdura siempre me gustó, no podía ver la carne... Con la edad se me ha ido "curando" (algo bueno tenía que tener...!)
Estupendos canelones, por cierto.

Besotes

susana dijo...

Hola..sòlo para q no te aflijas..
Soy pediatra y esto lo veo todos los dìas..
Es normal!!
Deja q los niños curioseen..ahora son muy monotematicos..despues comeran de todo..
Mientras no les des comida chatarra..basta con que no les insistas..y no pelees..y se iran adaptando de a poco..
Un abrazo

Cristi dijo...

¡Qué suerte con ese cole!

Cristi dijo...

¡Ojalá!

Cristi dijo...

¡Si alguien me asegurase que estos iban a terminar comiendo como tu, firmaba donde fuera ahora mismo!. En fin, ¡¡tendré que armarme de paciencia!!

Cristi dijo...

¡¡Hola Eva!!, me alegro de leerte, y espero "que cuele" la receta. Besos

Publicar un comentario

¡Muchísimas gracias por pasaros por aquí, y más aún por animaros a comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...