lunes, 15 de diciembre de 2014

Cake de arándanos en un tarro

Pues sí, ¡ya he caído! La semana pasada os decía que me resistía con todas mis fuerzas a adelantar la Navidad. Pero este fin de semana he tenido que dar mi brazo a torcer, y puedo deciros que oficialmente, en mi casa, ya es Navidad: ¡por fin hemos puesto el Árbol y el Nacimiento!.


Ha sido un fin de semana muy aprovechado. He hecho cabello de ángel, he limpiado una tanda de aceite usado para hacer jabón, y también he horneado el bizcocho que os traigo hoy. Han sido unos días fríos y lluviosos, de esos en los que donde mejor está uno es en casa al calor de la hoguera, así que al fin y al cabo, otra de las cosas que he hecho, lo de colocar los adornos navideños, ha sido todo un planazo. La verdad es que la ilusión que tenían Nuño y Alonso era increíble, daba gusto verles tan emocionados, pero ¿a quién cuando era pequeño no le gustaba la Navidad?


Lo mejor de la Navidad cuando eres niño son las vacaciones y los regalos, ¡claro que cuando eres mayor también!, ¿o a ver quién es el guapo que dice que a él no le gusta estar de vacaciones ni que le hagan regalos?, ¡a mi desde luego que me gustan las dos cosas!.


Pero hay algo que también me gusta hacer, y es regalar, ¿y a vosotros? 

Cuando regalas algo a una persona y sabes que tu regalo le va a gustar es un enorme placer y una gran alegría. Y creo que aún es mayor la alegría si ese regalo perfecto con el que agradas y sorprendes a alguien lo has hecho tu mismo. Por muy sencillo que sea lo que hagas, el hecho de pensar en alguien y de intentar agradarle y dar todo de ti, es un regalo a mayores. Porque el dinero puede comprar muchos y muy caros regalos, pero el mejor regalo que es saber que hay alguien que se preocupa por ti, que te desea lo mejor y que además hace todo lo posible para que así sea, incluso perder parte de su tiempo, ese tiempo que a todos nos falta tan a menudo.


Así que hoy os dejo una idea que quizás os inspire para hacer un regalo. Yo se lo regalé el año pasado a una de mis cuñadas y le gusto mucho. La idea, como no, la he sacado de pinterest, donde he visto algo parecido.


En el interior de un tarro se colocan los ingredientes secos para hacer un bizcocho. El tarro lleva las instrucciones para hacerlo, y la persona a la que se lo regaléis sólo tiene que añadir los ingredientes húmedos para que finalmente le salga un bizcocho colosal ;)


Hay muchísimos modelos de tarros preciosos, aunque las tiendas donde los venden no están precisamente en el pueblo donde yo vivo, así que mi tarro no es precisamente de los más guays, pero si podéis escoger un tarro bonito, el regalo lucirá aún mejor.

La receta es muy sencilla y se puede usar tanto para hacer un bizcocho como para hornear unos muffins, y para hacerla aún más deliciosa lleva unos arándanos, que le dan no sólo un toque de color, sino también un increíble sabor. Yo lo he preparado con harina integral, y de hecho en las etiquetas que he diseñado para que os descarguéis, es lo que he puesto, aunque podéis hacerlo igualmente con harina refinada y os quedará también exquisito.

¡Espero que os guste!


Ingredientes:

375 g harina integral
140 g de azúcar moreno
125 g mantequilla fundida
150 g arándanos
10 g levadura química
250 ml de leche
2 huevos batidos ligeramente

- precalentar el horno a 210ºC. Tamizar la harina y la levadura y añadir el azúcar y hacer un volcán en el centro
-añadir la mantequilla, la leche y los huecos en ese volcán y mezclarlo todo, pero sin batirlo en exceso, pues debe quedar algo grumoso
-por último, añadir los arándanos,  colocar la masa en un molde previamente engrasado y hornearlo durante unos 40 minutos (como siempre os digo, ojo con vuestro horno porque el tiempo puede variar)

Para el tarro:

- buscamos un tarro de unos 750 cc de capacidad
- colocamos en la base la harina y sobre esta el azúcar. Calcamos bien para que ocupen el menor volumen posible y colocamos los arándanos en la parte superior.
- en el tarro colocamos la etiqueta con las instrucciones y también lo podemos adornar con un lazo o con rafia, y ¡listo para regalar!
https://dl.dropboxusercontent.com/u/81987997/etiquetas.pdf

Sugerencias:

- como ya os he dicho antes, también podéis usar la receta para hacer muffins, de hecho, yo la he sacado de un libro llamado El libro esencial de la cocina vegetariana, y es una receta de muffins

martes, 9 de diciembre de 2014

Naranjas con nueces y miel

Hoy os voy a mostrar una manera distinta y deliciosa de comer nueces y naranjas, dos de los frutos más característicos que nos trae el otoño. Recuerdo que cuando aún vivía con mis padres me preparaba esto para cenar con bastante frecuencia. Lo que no sé es de dónde saqué la idea, o si es algo que se me ocurrió a mi de buenas a primeras.

 Las primeras naranjas de la temporada, con ese ligero toque ácido me encantan, las prefiero sin lugar dudas a cualquier naranja extra dulce.

Naranjas con nueces

Seguramente que os esperabais que mi entrada fuera un poco más navideña, incluso más elaborada, porque la verdad es que esto de hoy no tiene mucha ciencia. Pero en realidad creo que es algo muy apropiado para estos días que se avecinan.

Naranjas con nueces

En primer lugar como ya os he dicho antes, es una receta con productos de temporada, pero además es una opción muy socorrida para preparar un día de esos en que te apetece comer algo, pero no sabes qué, y que de puro cansancio o apatía no tienes ganas de ponerte a cocinar. Uno de esos días en los que te gustaría que alguien se apiadara de ti y te preparase la cena, solo que no hay ningún alma caritativa que lo haga :(

Además me parece muy indicada en estas fechas en las que, aunque no queramos, nos vamos a exceder con los dulces, con la comida, incluso puede que con la bebida, así que nada mejor para compensar esos excesos, que algo ligero y refrescante como la fruta.

Naranjas con nueces y miel

No sé cómo lleváis vosotros el tema de la Navidad, pero yo me resisto. Sí, me resisto a empezar ya con el ambiente navideño en casa. Me parece demasiado pronto, al fin y al cabo estamos a primeros de diciembre, y la Navidad es a finales. Sé que es inútil resistirse, pero lo intento.

Naranjas con nueces y miel

Es difícil, porque es ir contracorriente, también lo sé. Los niños en el cole ya están en plan Navidad, los supermercados, la tele, las calles, todo está ya preparado para la Navidad. Todo, menos yo.

Naranjas con nueces y miel

Hasta que no llegue este próximo fin de semana no pienso poner en casa ningún adorno navideño. A los niños les gusta la Navidad y todo lo que la envuelve, regalos, familia, vacaciones... les gusta ayudarme a poner el Nacimiento y el Árbol de Navidad...

Alonso y Nuño están exultantes de alegría, diciendo que este es su mes favorito porque vienen los Reyes, Papá Noel, hay vacaciones..., la verdad es que ver lo ilusionados que están también es una alegría para mi, pero estar medio mes esperando que lleguen los días en cuestión se les hace largo, cada día se les hace más pesado seguir yendo al colegio, se ponen nerviosos, les altera pensar en todo ello, así que yo intento que sus ánimos se calmen  retrasando al máximo algo que finalmente es inevitable, por que si al menos en casa les freno un poco ese espíritu navideño anticipado, creo que no estarán tan ansiosos por la espera, ¿no os parece?

Naranjas con nueces y miel

Ingredientes:

naranjas
nueces (mejor del país)
miel, a mi me gusta la de brezo

- hoy no os pongo cantidades porque la receta es tan sencilla como lavar 2 ó 3 naranjas, pelarlas y trocearlas. Sobre las naranjas colocamos un puñado de nueces peladas, y por encima de todo ello, si queremos endulzarlo ligeramente,  añadimos una cucharada de miel.

Sencillo, rápido, exquisito, sano, mediterráneo y no sé cuántas cosas más. ¿Qué más se puede pedir?

Naranjas con nueces y miel

Sugerencias:

- sólo una: ¡no os paséis con la miel!, con una cucharada o menos es suficiente ;)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...