lunes, 18 de noviembre de 2013

Magdalenas de camuflaje

Pues sí, aunque no os lo creáis soy yo, que he vuelto ¡jajaja!. No es que no os lo creáis vosotros, ¡es que casi no me lo creo ni yo!, después de tanto tiempo, me daba ya hasta pereza ponerme a escribir. Pero en fin, con mucho esfuerzo, aquí estoy. Sí, ya sé que exagero mucho, se nota que soy medio andaluza ¿no?

Magdalena de camuflaje

A grandes rasgos os contaré que mi ausencia durante este tiempo, más o menos un mes, ha sido porque realmente he estado muy liada, y como se suele decir, "primero la obligación, y después la devoción". Desde que empezó septiembre todas las tardes he tenido cursos, y antes de las 8 no he llegado a casa ningún día. A esas horas, como os podéis imaginar, entre hacer cenas y acostar niños...

Magdalena de camuflaje

Eso por las tardes, pero por las mañanas resulta que también me surgió otra liada, como dicen por aquí. Después de 2 años trabajando sin local, hemos abierto una tienda física. Así que buscamos un local pequeño, y lo hemos acondicionado. Pero claro, lo hemos hecho todo entre Óscar y yo: quitar el gotelé dando plaste en la pared, sanear grietas, pintar, sanear un poco la fachada, pintar molduras y puertas, pintar el mobiliario de la tienda, que es todo reciclado... en fin, ¡todo!, así que por las mañanas, desde bien pronto, allí estaba yo con el buzo y la espátula dale que te pego. Así hasta las 2:30 que íbamos a recoger a los niños al cole. Llegábamos a casa casi a las 3, y a las 4, e incluso algún día antes, yo tenía que salir de casa para dar algún curso. En fin, dos meses de locura.

Magdalena de camuflaje

Y a todo esto hay que añadirle que aún sigo procesando los productos de la huerta, ¡menos mal que siempre que llueve, escampa!, y ahora mismo, con la tienda ya abierta, aunque a falta de algún que otro remate, y con alguno de los cursos ya terminado, por fin me lo puedo tomar con algo más de calma.

Como os podéis imaginar, yo no soy Mc Gyber, así que mi casa durante este tiempo ha sido un desastre. Lo que no se puede, no se puede, y claro, el blog también ha estado abandonado, ¿habéis estado alguna vez con semejante agobio?

Magdalena de camuflaje

Y cambiando de tercio, no sé qué tal otoño habréis tenido vosotros, pero por aquí hemos disfrutado de un tiempo muy suave, y con lluvias, y eso ha hecho que este año haya sido muy bueno en cuestión de setas. Ha habido muchíiiisimas, y me quedo corta. Los últimos años apenas llovió y por lo tanto apenas tuvimos setas, pero este año hemos tenido para compensar los años pasados con creces. 

A veces, cuando no hace demasiado frío, nos gusta recoger a los niños del cole, empaquetar la comida y marchar a comer al campo. Incluso en pleno invierno. Y eso hicimos no hace mucho. Calenté la comida, la empaquetamos bien, cogimos nuestra mesa plegable, una de esas que llevan las sillas incorporadas, y nos fuimos a comer al monte. En un claro que había en un robledal.

Aquí los robledales y los pinares están muy juntos, de manera que desde donde estábamos comiendo veíamos un pinar, así que después de comer allí fuimos a buscar unos níscalos. ¡Qué pasada! Yo no había visto tantos níscalos en la vida. No sabía casi ni dónde posar el pie porque allí donde pisaba me encontraba con algún níscalo, y me daba miedo pisarlos, ¡estaba plagado!

Magdalena de camuflaje

La receta que os traigo hoy es muy apropiada para estas excursiones al campo, aunque también para comerlas en casa ¡jajaja!, una merienda riquísima acompañadas con un chocolate calentito o con una infusión, o un café, o..., ¡con cualquier cosa!. La verdad es que la vi en facebook y me llamó la atención. En realidad era una receta de cupcakes de camuflaje, y la hacían con un preparado de esos para bizcocho que se compran justo para verter al molde y hornear.

Yo he reconvertido esos cupcakes en magdalenas, pero preparándolas desde cero, y además de quedar muy resultonas están buenísimas. A los niños les gustan doblemente, por lo ricas que están, y porque les hace gracia eso de que sean "de camuflaje".

Y sin más aquí tenéis las magdalenas:

Magdalena de camuflaje

Ingredientes:

2 huevos
200 g azúcar
100 g leche entera
280 g de harina de repostería tamizada
160 g de aceite de oliva virgen extra
1 cucharadita (tsp) de levadura química
1 cucharada (tbsp) de cacao en polvo
1 cucharadita de té matcha
1 cucharadita de extracto de vainilla

- batimos los huevos con el azúcar hasta que blanqueen y aumenten de volumen
- después vamos añadiendo el resto de ingredientes: el extracto de vainilla, la leche, después poco a poco, la harina con la levadura, y por último el aceite.
- después de añadir el aceite batimos bien la masa durante unos minutos 4 para que termine de esponjarse.
- separamos ahora 3 porciones de esta masa, dos de 200 g y la tercera con el resto. En una de las porciones de 200 g añadimos el cacao y en la otra el té matcha, ambos tamizados previamente para que no tengan grumos, y mezclamos bien hasta homegeneizar.
- colocamos papeles para magdalenas en moldes de muffins y en cada uno de ellos añadimos un poco de esas 3 masas. Llenamos los moldes hasta más o menos 1cm del borde, como podéis ver en las fotos:

magdalenas en los moldes

- horneamos, en el horno precalentado a 250ºC, y cuando veamos que han subido, aproximadamente al doble del volumen de su volumen inicial, bajamos la temperatura a 220ºC y seguimos horneando. En total unos 20 minutos de horneado. Os recomiendo que la primera vez que las hagáis estéis atentos al horno, ya sabéis que cada horno es un mundo.

Magdalena de camuflaje
Magdalena de camuflaje

Y nada más, sólo que espero que si no habéis cogido aún setas os animéis antes de que el frió no nos deje ni una, ¿lo haréis, verdad?

22 comentarios:

Yolanda - Magdalena de Chocolate dijo...

Bueno bueno, las magdalenas seguro que están deliciosas, pero las fotos... realmente me han transportado al campo, con esa cesta de magdalenas y muchas sonrisas en el rostro :) Gracias!!!

Marhya dijo...

Tienen muy buena pinta, Cristina. Dan ganas de salir al campo y eso que hoy hace por aquí (me imagino que ahí igual) un frío que pela.
Si que la vida nos pone tareas, es normal, y tenemos que dejar de lado la devoción, como dices, que ya habrá tiempo para ella. Esto va por rachas.
Un beso.

Miguel Hinojosa dijo...

Ya se te echaba en falta, pero esta entrada lo arregla...jejeejeje....que originales estas magdalenas de camuflaje.
Besos
Miguel
lareposteriademiguel.com

Marina Larosquilladelatialaura dijo...

Hola guapa!!! Buff, ahora yo estoy quitando gotelé y saneando grietas del piso...así que te entiendo perfectamente!! Felicidades por ese local recién abierto...y las magdalenas un 10 en fotos y seguro que con el té en sabor ;)
Besitos gordos

Laurel y Menta dijo...

Qué magdalenas más originales, seguro que a las niñas en casa, también les gusta.

Nos alegramos de tu vuelta, y mucha suerte con esa tienda!!

besos

Isabel LS dijo...

Preciosas!!!
También las magdalenas.
Besos

Beatriz Tobegourmet dijo...

Bienvenida! la verdad es que yo te he echado de menos! No me extraña que no te diera el día con lo que cuentas. Qué animados! pero ya tienes lo que querías no? pues genial!
Las magdalenas impresionantes!!! me encantan no, me alucinan! se ven tantas magdalenas por ahí que uno ve ésto y es de verdad cuando abre los ojos como platos! me encantaría probarlas pero no suelo comprar ese té es tan caro.... besos.

Paloma Perez Higuera dijo...

Ufff, no se cómo te da para tanto..Suerte con el nuevo local. Las magdalenas son super originales.
Un beso
paloma

Carmen dijo...

Qué originales quedan así!!! todos tenemos épocas así que se junta todo, una cosa detrás de otra y verás como poco a poco vas cogiendo nueva rutina. Suerte con el nuevo local!

Cristi dijo...

Me alegro de haberte transportado :)

Cristi dijo...

Mucho ánimo con ese gotelé, y gracias
Besos

Cristi dijo...

¡Gracias!

Cristi dijo...

¡Ay Beatriz!, si que es caro, pero es como todo, según tus prioridades. Yo lo uso como colorante, y ahí prefiero el té por caro que sea antes que un colorante artificial, que por cierto, tampoco es que sean muy baratos. Además, como da mucho de sí, al final yo creo que compensa ;)

Cristi dijo...

¡Muchas gracias Paloma!

Cristi dijo...

Gracias Marhya!

Cristi dijo...

;)

Cristi dijo...

;)

Cristi dijo...

Hoy en día nos viene bien toda la suerte del mundo, gracias :)

Pilar. Cook and Spoon dijo...

Qué suerte haber podido coger níscalos! Yo solo los encuentro en el super y a un precio desorbitado así que nada de níscalos. Las magdalenas son muy originales y el nombre le viene perfecto. Besos.

dosentrebambalinas dijo...

Me parecen súper bonitas y apetecibles! Me apunto la receta porque seguro que las hago ;)
un beso

Jordi Colom dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jordi Colom dijo...

Me parecen muy bonitas. Este fin de semana lo probaré, aunque con un horno semi industrial, tendré que controlarlo más. Lo único que me tiene en ascuas es lo del te, no se como quedará. Ya te contaré :)

Publicar un comentario

¡Muchísimas gracias por pasaros por aquí, y más aún por animaros a comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...