lunes, 7 de octubre de 2013

Mermelada de saúco con manzana y cardamomo

Aunque no os lo creáis esta receta la quería haber publicado hace una semana, pero finalmente, no se me logró. Sin embargo os aseguro que la espera habrá merecido la pena porque es una de las mermeladas más finas que podéis degustar, y además está hecha con productos de plena temporada, ¡como a mi me gusta!

Saúco

La receta de esta mermelada es de mi tía Carmen, en realidad tía-abuela, porque era tía de mi madre. Para mi fue lo más parecido a una abuela que he tenido. Era una mujer cariñosa, de esas que no paraba de agasajarte y darte regalos cuando llegabas a su casa. Siempre deseando que la familia estuviera allí para disfrutar con ella en cada momento. 

Mermelada de manzana y saúco

Recuerdo cómo el día que me dio esta receta, me contó una anécdota sobre mi abuela. Era de cuando ambas vivían aún en casa de su madre. Su padre había muerto dejando a mi bisabuela viuda con 5 hijos, y en una época en la que la pensión de viudedad no existía. Así que sobrevivían como podían con su huerta, sus frutales, unas gallinucas, y mucho trabajo y sacrificio.

Resulta que una de las gallinas se hizo un corte con un alambre en el pescuezo, y se quedó casi más para allá que para acá. Así que mi abuela, ni corta ni perezosa, enhebró una aguja y le cosió el pescuezo a la gallina, que consiguió así salir adelante.

Y es que en aquella época no había una crisis como la de ahora, sino aún peor, y perder una gallina era perder un tesoro que no se podían permitir.

Mermelada de manzana y saúco

Mi madre, al igual que mi tía, siempre nos ha contado a mis hermanos y a mi numerosas historias de su niñez, de cuando iba a la escuela, de la vida en su pueblo, o batallitas de su abuela. Yo no las viví, pero de alguna manera a través de esos relatos parece casi que he conocido a mi abuela, y a mi bisabuela. Me gusta saber cómo vivían en aquella época, me ayuda a valorar lo que hemos avanzado, lo que tenemos hoy en día, pero también a reconocer que en determinados aspectos hemos perdido, hemos retrocedido y desaprendido conocimientos importantes. Y creo que para valorar cierto tipo de cosas sólo se puede hacer si conocemos como funcionamos en el presente y cómo eran las cosas en el pasado.

Mermelada de manzana y saúco

No se si tenéis anécdotas familiares similares a la mía, ni si pensáis cómo yo, que hay que conocer lo que ocurrió en el pasado, sin aferrarnos a él, para intentar valorar y mejorar el presente, pero no voy a aburriros más con mis disquisiciones filosóficas, que se ve que hoy tengo un día un poco raro, así que aquí os dejo con esta mermelada, que es de mis favoritas, y que espero que a vosotros os guste también.

Ingredientes:

1 kg de bayas de saúco
1 kg de manzanas (vale cualquier tipo)
zumo de un limón
200 g de azúcar
6 u 8 semillas de cardamomo

- por un lado cocemos el saúco con el cardamomo y por otro lado la manzana con el zumo de limón. Cuando estén cocidos pasamos ambos, el saúco y la manzana por el pasapurés, y los mezclamos.
- una vez mezclados añadimos el azúcar. Yo añadí sólo 200 g, pero como siempre, si os gusta más dulce podéis añadir algo más, y si no os gusta con tanto azúcar, pues menos

Mermelada de manzana y saúco

Datos y sugerencias:

- la idea del cardamomo es mía, no de mi tía, pero os aseguro que le da un toque increíble
- para separar las bayas de saúco de la umbela se hace muy bien con un tenedor
- se pueden secar las bayas de saúco y usarlas como si fueran uvas pasas
- cuando paséis el saúco por el pasapurés poneos guantes, si no lo hacéis se os quedarán los dedos renegridos, estas bayas tienen un color mucho más intenso que las moras: tanto las bayas como las raices proporcionan un fuerte colorante
- son laxantes, por lo que no conviene abusar de ellas en crudo 
- las bayas se pueden añadir a los pasteles igual que si fueran pasas
- antiguamente se creía que cuando el saúco crecía, la casa y las posesiones estaban bien protegidas, se le consideraba como residencia de los espíritus protectores de la casa
- al saúco también se le llamó "la farmacia del campo", pues tanto sus flores como sus frutos sirven para aliviar diversas dolencias: la infusión de flores de saúco es beneficiosa para la amigdalitis, las inhalaciones de flores de saúco alivian los catarros, y si la infusión se hace con leche en vez de agua es buena para la tos. Para el estreñimiento no hay que tomar más de 4 cucharadas colmadas de bayas, que pueden ser frescas o secas. Además la infusión de flores de saúco estimula el metabolismo y es buena para las personas reumáticas.
- por supuesto, ese color tan intenso de estas bayas nos está diciendo que tienen gran cantidad de antioxidantes, y además son ricas en fructosa, taninos, vitamina C y potasio.
- estos datos sobre el saúco son del libro "Hogar sin Química", que es un monográfico publicado por Integral. El que yo tengo es del año 1994, y no sé si aún se puede encontrar, pero os lo recomiendo, porque tiene multitud de recetas y remedios de todo tipo empleando sólo sustancias naturales.

23 comentarios:

Marhya dijo...

Cristina, tienes toda la razón, lo que han vivido nuestros abuelos si que es fue duro, una niñez y una juventud muy dura, muchas veces nos quejamos de vicio. Tenemos que luchar por no perder lo que ellos ganaron, luchar si, pero quejarnos de cosas vanales no.
Hace tiempo, para un par de entradas que escribí sobre la comida en tiempo de penurias, me basé mucho en las historias de guerra y postguerra de mis mayores, que si que sufriero y pasaron verdadera necesidad.
Me encanta esta mermelada que nos traes hoy. Me gusta toda la cocina "silvestre", tengo muy abandonado el apartado de gastrobotánica pero bien podría ir en ella. Por aquí no he visto saucos, ¡qué penica!
Un beso.

Pd. Espero que el peque ya esté como una rosa.

Marta dijo...

Cristina no puedo imaginarme el sabor de ésta mermelada porque jamás he probado las bayas de sauco, pero sin duda será espectacular y mas con la manzana y el cardamomo. Yo si he tenido la suerte de conocer a tres de mis abuelos y todavía tengo una con 94 años y una cabeza espectacular de la que todavía podemos disfrutar con sus historias y recuerdos. Besitos.

Marina----La Rosquilla de la Tia Laura dijo...

Hola guapa!! mi tia Laura está muy presente siempre a través de esas historias. Es bueno recordar esas cosas... :)

Vaya mermelada que has preparado eh!!! rica rica...

Oye, hace mucho tiempo que ando buscando un colador como el de las fotos, donde lo conseguistes?

Muchos besikos

Pilar. Cook and Spoon dijo...

El sauco es un gran desconocido para mí y no tenía idea de las cantidad de propiedades que tienen sus bayas. La idea del cardamomo es genial. Yo últimamente lo uso muchísimo. Besos.

CHEZ SILVIA dijo...

Cristina el viernes fui a por moras y estas bolitas las vi, me las miré pero por miedo a "morir en el intento" no las quise probar ahora veo lo que eran!!! me da un siroco!!!!, tendré que organizar otra excursion. Delicius de mermelada!!! Bss

Miriam dijo...

:O me vais a matar todas con vuestras mermeladas, y yo a dieta, maldita sea XD

Cristi dijo...

Tengo que buscar esas entradas que dices en tu blog. ¡Gracias por preguntar por el peque!¡Hace una semana más omenos le dieron el alta!, ahora a tener cuidado, que todavía está la cosa muy tiernecita.
Besos

Cristi dijo...

¡Qué suerte tener aún abuelos! Disfruta de ellos y de sus historias tu que puedes ;)

Cristi dijo...

Marina, la verdad es que las tñias, los abuelos ... tienen tanto que enseñarnos.
Y lo del colador, lo compré hace siglos, en la tienda Casa. Fíjate si hace tiempo que lo pague con pesetas jajaja, pero es de esas cosas que quizás sigan teniendo.

Cristi dijo...

La verdad es que no sólo para ti, en general es un gran desconocido para la mayoría. Espero que a partir de ahora un poco menos ;)

Cristi dijo...

Silvia, no hay mal que por bien no venga, así podrás disfrutar de otra tarde de recolectora en el campo, que no sé a ti, pero a mi me encanta. Y la verdad es que sí, está delicius :)

Cristi dijo...

Miriam, con esta mermelada no vas a morir, mira el poco azúcar que tiene, y total un poco para desayunar no es para matar a nadie. Además puedes buscar unas manzanas un poco dulces y suprimir el azúcar, o cambiar la proporción y añadir más manzana y menos saúco. Entre la fibra de la manzana y el no azúcar más light no puede ser.

Miguel Hinojosa dijo...

Que buena Cristi !!!! Las fotos desde luego hablan por si solas, que color mas bonito....me ha encantado :)
Besos
Miguel
lareposteriademiguel.com

Dolores-MiGranDiversion dijo...

Hace poco que he descubierto estas bayas y ahora voy loca en su busqueda!!!
Bss

Cocina con Angi dijo...

Nunca he probado el saúco ni creo haberlo visto... :s La mermelada casera me parece de lo más exiquisito que podemos hacer, porque no tiene nada que ver con la comprada! Y ésta tiene un color precioso.
un besito
Angi

Helena / Rico sin Azúcar dijo...

Es verdad Cristina. Mi padre nació en el '38 en un pueblecito de Lérida, y sí nos ha contado el hambre que pasaba de pequeño, pese al huerto que tenían (poco más que pura subsistencia) De niño cogía (a la salida del colegio, con otros amigos) huevos de pájaros de los nidos, ni tampoco probó los plátanos (¡menudo lujo!) Son anécdotas que no deberíamos olvidar.
Respecto a la receta, me parece sorprendente: nunca pensé que las bayas de saúco se comieran! qué ignorante, jeje...
Buenísima pinta!
Besotes

Marhya dijo...

Aquí te las dejo, son muy breves. http://enmilbatallas.com/?s=comida+en+tiempo+de+penurias

Ana Blanca López dijo...

Desde luego el color es fantástico, será cosa de mirar donde se puede conseguir el saúco que yo también vivo en Palencia
Besos
Blanca de JUEGO DE SABORES

Ana dijo...

Qué rica Cris!! ummm lo malo va a ser encontrar sauco!! Pero tiene una pinta estupenda. Lo que cuentas me pasa lo mismo, cada vez que voy al pueblo y estoy en casa de mis abuelos, que ya no viven, miro y observo cada objeto imaginando sus usos y me encanta que me cuenten historietas de entonces. Y de verdad, que no han pasado tantos años y cuántos cambios, supongo que en muchas cosas hemos evolucionado, pero en otras creo que vamos para atrás... Lo de la gallina es buenísimo! Besos

E Mercadal dijo...

Me ha encantado la entrada. Pero quiero deciros que si veis bayas parecidas, os aseguréis de que son de saúco pues hay muchas especies con frutos semejantes pero tóxicos. Sin ir más lejos, el yezgo es una especie "hermana" del saúco (del mismo género, Sambucus) y las bayas son iguales pero no se deben consumir; las del saúco también tienen algo de toxicidad pero se pueden tomar con moderación. La diferencia, muy fácil, para saber si es saúco o yezgo, es mirar si la planta es leñosa o herbácea: en este último caso habremos encontrado una planta de yezgo... o muchas, pues suelen criarse formando grupos.

Y para las que no sabéis donde encontrarlo, mirad en las riberas de arroyos o ríos o preguntad en los pueblos, en donde seguro conservan todavía algunos ejemplares, en su mayoría cercanos a fincas y huertas pero respetad e id con cuidado de que el resto de cultivos no sufran con vuestra visita.

Y dejad unas pocas bayas también para los pájaros, que en esa época -agosto a octubre, según zonas- tienen que prepararse para el invierno.

Saludos

E Mercadal dijo...

Cristi, también tengo algunas anécdotas protagonizadas por familiares míos, incluso parecidas a la de tu abuela. En este caso era mi bisabuela y, a riesgo de que se le ahogara nada menos que el cerdo (¡ansioso que era comiendo el pobre animal!), le "desatascó" el "garganchón" con un palo... ¡Tenía un montón de hijos a los que dar de comer!

E Mercadal dijo...

Cristi, también tengo algunas anécdotas protagonizadas por familiares míos, incluso parecidas a la de tu abuela. En este caso era mi bisabuela y, a riesgo de que se le ahogara nada menos que el cerdo (¡ansioso que era comiendo el pobre animal!), le "desatascó" el "garganchón" con un palo... ¡Tenía un montón de hijos a los que dar de comer!

E Mercadal dijo...

Me ha encantado la entrada. Pero quiero deciros que si veis bayas parecidas, os aseguréis de que son de saúco pues hay muchas especies con frutos semejantes pero tóxicos. Sin ir más lejos, el yezgo es una especie "hermana" del saúco (del mismo género, Sambucus) y las bayas son iguales pero no se deben consumir; las del saúco también tienen algo de toxicidad pero se pueden tomar con moderación. La diferencia, muy fácil, para saber si es saúco o yezgo, es mirar si la planta es leñosa o herbácea: en este último caso habremos encontrado una planta de yezgo... o muchas, pues suelen criarse formando grupos.

Y para las que no sabéis donde encontrarlo, mirad en las riberas de arroyos o ríos o preguntad en los pueblos, en donde seguro conservan todavía algunos ejemplares, en su mayoría cercanos a fincas y huertas pero respetad e id con cuidado de que el resto de cultivos no sufran con vuestra visita.

Y dejad unas pocas bayas también para los pájaros, que en esa época -agosto a octubre, según zonas- tienen que prepararse para el invierno.

Saludos

Publicar un comentario

¡Muchísimas gracias por pasaros por aquí, y más aún por animaros a comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...