domingo, 17 de febrero de 2013

Pan de suero

Hace ya tiempo que os conté cómo podíais hacer queso en casa, y os dije de pasada que con el suero que se formaba también se podía hacer, por ejemplo, pan. Pues hoy os traigo el pan en cuestión. 

Pan de suero

No sé si os pasará como a mi, pero imagino que sí. Hay veces que los días no me dan de sí para nada, quiero hacer montones de cosas, pero mi cabeza corre más pensando, que mis manos haciendo. Y este es un pan que muchas veces me saca del apuro. Os preguntaréis que porqué. Pues porque generalmente yo no suelo comprar pan, hago en casa una hogaza que me dura una media de 5 días y un pan de molde para una semana más o menos. Pero hay semanas que justo cuando tengo la masa madre a punto para hacer el pan, tengo que hacer alguna otra cosa y cuando he terminado esa cosa la masa madre ya ha perdido su actividad, así que si soy incapaz de hacer el hacer el pan normal, menos aún para hacer también el de molde, que ya serían dos panes.

Pan de suero

Entonces es cuando hago este pan, porque me vale tanto para dulce como para salado y hace las veces de los otros dos. Podía hacer sólo pan de molde, sí, pero es que este pan..., este pan, es otra cosa.

Sólo hace falta tener leche, cortarla y con ese suero ya estamos preparados para hacelo. Y con la cuajada que se ha formado podemos hacer un queso, con el que yo esta semana he preparado también una tarta, que en unos días también os mostraré.

Pan de suero

La leche que utilizo en estos casos es leche fresca pasteurizada. Con leche de tetrabrick no he probado a hacerlo, pero en cuanto lo haga, que lo haré, ya os diré lo que pasa. En fin, para preparar el suero sólo tenéis que leer la entrada sobre cómo hacer cuajada y queso fresco . Con un litro de leche es suficiente. Y el pan se hace así:

Ingredientes:

500 g harina de fuerza
50 g miel
2 cucharaditas (tsp = 5 ml) de sal
50 g mantequilla a punto pomada
200 ml suero ( o algo más según lo que absorba cada tipo de harina)
7 g levadura prensada

- en un bol mezclamos la levadura con el suero y la miel. Añadimos la harina y la sal y dejamos esta masa en reposo y fermentando durante media hora más o menos
- entre tanto mezclamos el resto de harina con la mantequilla y formamos con ellas una especie de migas. Cuando la primera masa haya fermentado la unimos bien con las migas y después lo dejamos reposar unos 10 minutos.
- volvemos a amasar durante 10 ó 15 segundos y de nuevo dejamos la masa unos 10 minutos en reposo. Repetimos este amasado y reposo otras dos veces más para terminar dejando la masa reposar durante media hora más
- pasado ese tiempo la masa estará suave y elástica. Formamos con ella una bola y la colocamos sobre un bol o cuenco en el que antes habremos colocado un paño enharinado. A mi me gusta colocarla con la parte lisa hacia arriba, porque al meterla en el horno le doy la vuelta, quedando la parte lisa hacia abajo, con lo que después el pan se abre y queda con un aspecto rústico que a mi me parece precioso.
- dejamos que fermente la masa, tapándola con un paño húmedo, durante 1 hora o hasta que duplique su volumen
- por último metemos el pan en el horno precalentado y en el que habremos puesto un recipiente con agua para generar vapor y lo cocemos durante 5 minutos a unos 200ºC, bajando después la temperatura a 175ºC durante 45 minutos más. Al sacarlo del horno lo dejamos enfriar sobre una rejilla

Pan de suero

Sugerencias y datos:

- este pan es una receta que aparece en el libro "Hecho a mano" de Dan Lepard, si bien yo he cambiado la cantidad de suero, pues la que él indica me parece excesiva, así como la temperatura de horneado
- si al amasar se os pega entre las manos os podéis ayudar untando con un poco de aceite de oliva la encimera y vuestras manos
- se conserva muy bien tapado con un paño de algodón, aunque como está tan bueno en casa no nos llega a durar ni 3 días, y entonces ¡vuelta a empezar amasar! jajaja
- si después de amasar no podéis esperar a que fermente y a cocerlo podéis ralentizar la fermentación dejándolo en el frigorífico. Por ejemplo si amasáis por la tarde a última hora podéis dejarlo toda la noche fermentando y cocerlo la mañana siguiente
- ¿verdad que el aspecto rústico que os he dicho es precioso?

13 comentarios:

Fani Sixto dijo...

Menuda sorpresa! Nunca se me habría ocurrido utilizar suero para la elaboración del pan pero, por lo que veo, es una idea fantástica. Yo tampoco compro pan y, al igual que lo que te ocurre a ti, mi masa madre no siempre está disponible.
Me ha encantado tu propuesta, Cristina!
¡Besos!

Las entretelas de Eva dijo...

Ay, Cristi, que entrada tan estupenda, como todas las que haces, t anoto por la fotos, como por el contenido de la misma, tan interesante... Ahora mismo me tomaba una rebanada de ese estupendo pan, con lo que sea. Mmmm
Y, además, me he dado una nueva vuelta para ver tu post sobre la cuajada y el queso fresco. Ains, que rico todo! Un beso. Aquí me quedo, esperando tu próxima entrada.

Mar dijo...

Todo un hallazgo llegar a tu blog!, me encantó todo lo que estuve recorriendo. Te visitaré para seguir deleitándome con tus recetas tan bien explicadas y plasmadas en tus maravillosas fotos!, un saludo desde Argentina.

Cocina en familia dijo...

Que idea tan estupenda utilizar el suero de hacer queso, para un pan. He hecho queso alguna vez y nunca lo había aprovechado, a partir de ahora nunca más lo tiraré.
Un abrazo

M. Ángeles (Secocina) dijo...

Tengo marcada esa receta en el libro de Lepard, justamente me parece una de las más interesantes. ¡Te ha quedado de cine!
Un abrazo

Teresa dijo...

Me encanta tu pan!! Yo hice uno con buttermilk y era muy sencillo y muy sabroso!!
Ya quisiera tener más tiempo y más habilidad para hacer todo tipo de panes!!
Besotesss

Cósima dijo...

Cristi, si hiciera todo lo que se me pasa por la cabeza o apunto en mi lista de cosas pendientes, necesitaría días de 48 horas. Me apunto el pan porque a mí no me da la vida para hacer masa madre, y tu receta si saca de un apuro. He visitado tu post del suero y he visto tu molde para el queso. Hace muchísimo tiempo que estoy buscando uno ¿Sabes donde podría encontrarlo? Alguna vez he hecho requesón y querría experimentar más. Un beso.

Marhya dijo...

Tiene un aspecto y un corte preciosos. Esperaré a ver qué tal te sale con la leche de brick, porque no tengo acceso a la fresca, y ya cuando nos cuentes que sale bien, me pongo a ello.
Besos.

CHEZ SILVIA dijo...

Maravilloso! y dentro de todo el proceso lo veo bastante rápido, que miga que tiene, lo voy a probar! Bss

Silvia dijo...

Ni idea de que podíamos hacer suero en casa ¿? Me dejas alucinada con la receta, bueno las recetas.
Me pongo con ellas ya.

Besos.

taller de azúcar dijo...

¡¡Me encanta!!! tengo que probarlo, muchas gracias.
Un abrazo

Cristi dijo...

¡Muchas gracias a todas!
Teresa, tengo que probar eso del buttermilk

elcuadernodeideas dijo...

Curioso lo de la utilización del suero... Me encantan esas recetas tuyas con un punto curioso. Tiene una pinta estupenda. Mis experiencias haciendo pan casero no han sido muy exitosas, así que tu propuesta me parece de nota..pasa un buen fin de semana!

Publicar un comentario

¡Muchísimas gracias por pasaros por aquí, y más aún por animaros a comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...