lunes, 27 de febrero de 2012

Mini cupcakes de almendra y chocolate

¿Os habéis fijado alguna vez que los niños rechazan casi siempre por sistema cualquier alimento nuevo que se les ofrece? y ¡qué rabia da eso!, sobre todo cuando te has pasado toda la mañana cocinando algo especial. Tu con todo el esmero y de repente:  "no me gusta"; ¿pero cómo que no te gusta si no lo has probado?; sí,  pero no me gusta. ¡Puf!, es agotador. Y el caso es que esto, que tanto nos desespera algunas veces, se supone que es lo que debe ocurrir normalmente por cuestiones de evolución.

Mini cupcakes de almendra y chocolate

¿Qué? ¿Cómo que por cuestiones de evolución?. Me imagino que estaréis alucinando un poco con lo que acabáis de leer, pero así es. Los niños pequeños son neofóbicos, esto es, evitan los alimentos nuevos, y sólo toman los que ya conocen, y la explicación de porqué sucede esto se encuentra en el genoma humano. Es un mecanismo de defensa natural, que se ha ido desarrollando durante miles de años de evolución, con el objeto de que las crías humanas no sufran intoxicaciones ni envenenamientos. Si los niños no se sienten atraídos por alimentos nuevos, no intentarán comerse una baya o una hierba que les puede perjudicar. Así que lo que tanto nos desespera no es ni más ni menos que un "truco" del que se sirve la sabia naturaleza para proteger y perpetuar la especie. Se supone que para que un niño acepte una comida nueva hay que habérsela ofrecido antes unas 10 veces a lo largo de varios meses, ¡qué paciencia!.

Pero esto tiene algunos fallos. Por ejemplo: si hago unas berenjenas rellenas o cualquier cosa parecida, mi hijo Alonso me dirá que no le gustan. Peeero, si le doy una chuche de color rojo fosforito y con forma, digamos, de sapo, seguro que se lanza a por ella de cabeza. Os aseguro que por muy desconocido que sea para él ese sapo se lo va a querer comer. ¿Os habíais dado cuenta antes de esto?. No sé si es que la naturaleza y los genomas están cambiando o qué, pero esto es un hecho fehaciente: "los niños rechazan comidas nuevas, pero no rechazan guarrerías nuevas".

Mini cupcakes de almendra y chocolate

 Y lo que seguro que no van a rechazar son estos cupcakes. Por que aunque no se los coman enteros, lo que seguro que no van a poder evitar es chupar la cobertura de chocolate, tal y como hizo mi hijo Nuño. Y es que el chocolate es irresistible para casi todos, ¡está tan rico!

Aquí os dejo esta receta para que la hagáis. Ya veréis lo sencilla y lo rica que es. Y no dejéis de contarme lo que hacen vuestros hijos con las comidas.

Ingredientes:

 200 g de harina de almendra
75 g de azúcar
4 claras de huevo
100 g de chocolate negro (70 % mínimo de cacao)
1 yogur natural

- Mezclamos la harina de almendra con el azúcar. 
- Montamos las claras a punto de nieve y las añadimos a la harina con movimientos envolventes.
- Rellenamos las cápsulas dejando como un dedo o así sin llenar y las introducimos al horno a unos 180º C durante unos 25 minutos (Ya sabéis que eso en parte depende de cada horno)
- Cuando se hayan cocido y enfriado, adornaremos estos cupcakes con una crema de chocolate que habremos preparado deshaciendo el chocolate al baño maría y mezclándolo posteriormente con el yogur, y para ello no ayudaremos, como no, de una manga pastelera.

Mini cupcakes de almendra y chocolate

Sugerencias y datos: 

- la harina de almendras la podéis hacer en casa moliendo almendras crudas con un molinillo de café, o con cualquier otro aparato más "sofisticado " que tengáis (thermomix o algo por el estilo).

-Si no sois muy amigos del chocolate negro podéis usar chocolate de cobertura. Pero os comunico que el chocolate negro, que a mi me encanta, es cardioprotector: las personas con tensión alta que toman todos los días y a la misma hora chocolate negro consiguen reducir su tensión. Esto se debe a un tipo de antioxidantes del cacao, los polifenoles. Pero si el chocolate no es negro, no tiene ese efecto. Y además ya sabemos que los antioxidantes, de los cuales el chocolate negro tiene un montón, nos defienden también de los radicales libres.

- la almendra es también cardioprotectora, pues reduce el colesterol malo y eleva el bueno, por ser rica en grasas insaturadas y en ácidos grasos omega 3. También contiene fibra y vitamina E (otro antioxidante) 

- por último decir que estos cupcakes son aptos para celiacos (siempre y cuando el chocolate empleado no lleve trazas de gluten), y que son bastante calóricos, así que mejor no pasarnos con ellos, por eso mejor "mini"

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Cristi la genética nos protege de nosotros mismos. Guardameta un arenque! Besos.

elcuadernodeideas dijo...

La receta promete, la mezcla de chocolate y almendra tiene que estar de muerte... las fotos son sencillamente deliciosas. !Dios mio, qué delicadeza y que sugerentes!
Respecto a a comida infantil, mis hijos rechazan lo nuevo y siempre desconfían, excepto si tiene una capa de bechamel con queso fundido...Besos.

Cocineroantesquefraile dijo...

Mmm me encanta el chocolate, y si es negro más. Yo peques no tengo, pero uno que come como si lo fuera si xD y tb tengo que ocultar información de la receta,triturar, esconder o como dice elcuadernodeideas maquillar con bechamel o queso fundido.

Isabel LS dijo...

Pues estas navidades a ver si nos ponemos las tres, madre e hijas, a prepararlos, tienen muy buena pinta. Además con harina de almendra.
Si al anónimo le guardas un arenque, a mi prepárame uno, volveré para desayunar.
Besos

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchísimas gracias por pasaros por aquí, y más aún por animaros a comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...