lunes, 21 de julio de 2014

Bizcocho de pistachos y cardamomo con sirope de lima

Anoche, aprovechando que teníamos a mi madre cerca para que se quedara con los niños,  Óscar y yo salimos a dar un paseo por el pueblo. La verdad es que por la tarde el tiempo no estuvo muy agradable que digamos, y en cuanto el sol se tapaba por alguna nube hacía más bien fresco. En cambio hizo muy buena noche. Fresca sí, pero no corría aire, con lo cual el paseo resultó muy agradable, y más aún porque el cielo estaba totalmente despejado, y daba gusto ver las estrellas y la Vía Láctea. Tienen algo que atrae, ¿no os parece?


Mientras dábamos el paseo y nos trincábamos una bolsa de pipas, me iba acordando de que la primera vez que escuché la palabra cardamomo fue hace muchos años, viendo la serie Doctor en Alaska, ¿os acordáis? Yo estaba superenganchada a ella. Recuerdo que todos los viernes ponían un capítulo, y yo lo grababa, y si algún día no estaba en casa, porque salía con mis amigas, entonces programaba el vídeo para grabarlo.

Si alguna vez se me olvidaba programarlo, entonces rápidamente buscaba una cabina, entonces nadie tenía móvil, y llamaba a mi madre dándole instrucciones para que me lo grabara. ¡Qué tiempos!, y en realidad tampoco es que haga tantísimo tiempo.


Aún recuerdo vagamente el capítulo en cuestión, y seguro que si lo busco aún lo tengo grabado. El doctor, Joel, se pierde, y de repente aparece en la cabaña de Adam, un superchef muy raro y estrafalario, que siempre va descalzo por ahí (uno de esos personajes guays que aparecían en la serie). Al entrar en la cabaña lo que para Joel parecía que iba a ser algo horrible, se convierte en algo sorprendente, agradable e inesperado, ya que empieza a percibir los aromas de la cocina de Adam, y ahí, precisamente, es donde menciona el cardamomo.

mosaico de pistachos y semillas de cardamomo cerradas y abiertas

Hasta entonces yo no sabía ni lo que era, y jamás había escuchado semejante "palabro". Pocos años después, uno de mis hermanos me trajo de EEUU un bote de cardamomo molido, que por ahí sigue rondando en mi cocina, y que no lo tiro, más por puro recuerdo, que por lo que contiene, porque comparado con el olor de unos clavos recién molidos, ese polvillo añejo ya no huele a "na".


Lo cierto es que en cuanto probé la primera vez el cardamomo me encantó, tanto como me gustaba la serie en cuestión, que es de esas que te dejan huella, al menos a mi. Mis hermanos y yo disfrutábamos muchas veces viendo los capítulos ya grabados, amontonados en el sofá , bueno sofás, del salón. Aunque lo de amontonados es literal, porque somos 6, con lo cual os podéis hacer idea. Eso si, siempre había alguno que al final se tiraba directamente en la alfombra para estar más ancho.

La verdad es que a veces añoro esa época, con todos los hermanos en casa junto a mis padres. Ahora esos momentos se repiten con menos frecuencia, ya que cada uno vivimos en un sitio, aunque en realidad cuando logramos estar todos juntos es cómo si retrocediéramos en el tiempo hasta aquellos años, diciendo las mismas bobadas y riéndonos por las mismas tonterías. Y es que aunque hayan pasado los años, seguimos siendo los mismos "chiguitos" que entonces.

Creo que tengo mucha suerte, primero por tener tantos hermanos, y segundo porque todos nos llevamos bien. En ese sentido estoy convencida de que soy muy afortunada.


Pero en fin, volviendo a la receta, en cuanto la vi en el facebook de Jamie Oliver sabía que me encantaría, porque la combinación de pistachos, lima y cardamomo es muy refrescante y el resultado de esa mezcla de sabores es espectacular. Desde luego que cuando hice este bizcocho cumplió con creces todas mis expectativas, tiene un sabor ligeramente acidillo por el sirope de lima, y el regustillo final que deja en el paladar el cardamomo es ¡uhmmm!, ¡pura maravilla!. En realidad la receta no es de Jamie, es de CupcakeJemma, pero me da igual de quién sea, lo que sí que sé es que está muy, muy rico. Y aquí os dejo, sin más, esta receta tan refrescante, para estos días de no verano que estamos teniendo este año por estos lares, aunque si vuestro verano es de los de verdad, con calor, seguro que os resultará aún más agradable.


Ingredientes:

bizcocho
185 g harina (yo usé integral)
150 g mantequilla a punto pomada
3 huevos a temperatura ambiente
125 g de yogur natural (1 yogur)
150 g azúcar (la receta original añadía 185, pero os aseguro que no necesita tanto)
1 (tsp) cucharadita de levadura química
150 g de pistachos troceados
1/2 cucharadita de cardamomo en polvo

sirope
125 g azúcar
zumo de 2 limas
ralladura de una lima
75 ml de agua
80 g de pistachos troceados

- tamizamos la harina y la mezclamos con la ayuda de una batidora con los pistachos, la levadura, la mantequilla, el azúcar, el cardamomo y los huevos
- cuando la mezcla anterior esté homogénea añadimos el yogur y lo batimos todo de nuevo hasta que se haya incorporado totalmente
- colocamos la masa en un molde engrasado y horneamos. En el horno precalentado a 170ºC mi bizcocho tardó en cocerse media hora en un molde redondo desmoltable, pero CupcakeJemma, que usó un molde rectangular lo tuvo en el horno 1 hora. Así que lo mejor es que controléis vuestro bizcocho y vuestro horno, y cuando penséis que ya puede estar pincháis, como siempre, con una aguja, y si sale limpia es que efectivamente el bizcocho ya está.
- dejamos que se enfríe sobre una rejilla y preparamos el sirope, para ello rallamos la piel de una de las limas, que antes habremos lavado, y la reservamos. En un cazo ponemos el zumo de las dos limas, con el agua y el azúcar y lo calentamos a fuego moderado hasta que hierva durante unos 4 minutos, removiendo de vez en cuando. Es un sirope, así que no tiene que espesar como si fuera caramelo. Pasado ese tiempo añadimos la ralladura de la lima y lo dejamos hirviendo otro par de minutos más.
- retiramos el sirope del fuego y mientras se enfría un poco troceamos los pistachos ayudándonos de un cuchillo
- desmoldamos el bizcocho, que aún estará algo templado, y con una aguja o una brocheta lo pinchamos todo él por encima, y así al añadir a continuación el sirope sobre el bizcocho, lo absorberá por donde lo hemos pinchado. Por último, y mientras aún está pegajoso le añadimos por encima los pistachos

¿Qué os ha parecido? ¿Verdad qué no puede ser más fácil?, y para despedirme hasta la próxima os dejo con un pequeño vídeo de Doctor en Alaska, no es la escena de la que os hablaba al principio, ya que no la he encontrado, pero es una parodia de un videoclip de Robert Palmer que a mi me encanta, y que espero que a vosotros también os guste ;) ¡Feliz semana!


Sugerencias:

- para moler el cardamomo abrís la vaina, colocáis las semillas entre dos pedazos de papel de hornear y pasáis por encima el rodillo varias veces
- la blonda sobre la que he colocado el bizcocho está hecha recortando un círculo de papel de hornear, que después he doblado varias veces y con la tijera le he hecho unas ondas. Así siempre tenemos blondas a mano de cualquier medida.
- a pesar de haber echado menos azúcar que la receta original, y de que he empleado harina integral, este bizcocho lleva mucho azúcar, sobre todo por el sirope, por lo que os recomiendo tomarlo con mesura, para no abusar demasiado.

22 comentarios:

M. dijo...

Preciosos recuerdos para un biszcocho que tiene un aspecto extraordinario, me lo voy a guardar porque no tardará en caer. Además con este tiempo tan raro parece que no da pereza encender el horno.
Es verdad que en esta zona es tenemos el privilegio de poder contemplar las estrellas de un modo que ya no puede hacerse en muchos sitios.
Y ahora me despido y me voy a ver el video ;-)
Un beso.
Marhya (enmilbatallas.com)

Ma Fernanda dijo...

Hola cristi!!! Se ve deliciosoooo tu pastel!!!! Entiendo cuanfo hablas de los recuerdos ultimamente yo ando igual . Espero que me pasen los malestarea pronto para volver a preparar torticas, seguro me animare a preparar esta....Estas ultimas semanas he leido todas tus entradas y la del pan con ajo la adore tanto que me dieron antojos!!!.
Que cosas tan ricas y lindas haces.
Un saludito.

Ajonjoli dijo...

Doctor en Alaska era mi serie favorita!!!! la grabábamos y todos los viernes nos poníamos a verla, mi hermano y yo, cuando volvíamos a casa. El que llegaba primero esperaba al otro, aunque fueran las 4 de la madrugada, era genial!!!! En casa somos 7 hermanos, pero siempre lo veía con el que va justo antes que yo, con el que me llevo sólo año y medio. Jo, qué recuerdos!!!!!
Este bizcocho tiene una pinta buenísima. Seguro que lo pruebo.

Paula R dijo...

Tiene un aspecto delicioso, y esa combinación de sabores no puede gustarme más!!!
Besos

Ana dijo...

Te ha quedado preciosísimo y seguro que sabe mucho mejor! Que suerte tener una gran familia y llevaros bien, en mi caso tb es así, y es una suerte tremenda!
Besos

Ana dijo...

Que jugoso...y que combinación de ingredientes....perfecta...lo pruebo en cuanto pueda...

Un saludo!

Detallisime -Charo dijo...

qué cosa más rica!..y no puede verse más esponjoso!

Cristi Lopez dijo...

¡Qué suerte tenemos Marhya! a pesar de que a veces no lo valoramos por ser algo tan cotidiano para nosotros.
Fernanda, espero que te pasen pronto esos malestares, y gracias por pasarte por aquí ;)
Ajonjoli, de verdad que debemos ser almas gemelas, otra coincidencia que nos une, ¡me encanta!
Ana, realmente tener tantos hermanos es una suerte, y llevarse bien con ellos más aún, aunque para nuestros padres era mucho trabajo tener una familia así es algo muy grande
Ana, Charo, muchas gracias ;)

Miguel Hinojosa dijo...

Que buena combinación !!!! Cristi esa última foto me ha hecho mucho mal....seguro sueño con ella...jajajajaja...que rico se ve !!!
Besos
Miguel
lareposteriademiguel.com

Noelia Rcetas dijo...

Era mi serie preferida!!! Incluso creo que me suena el capítulo, yo estaba un poco enamorada del doctor, aunque el guaperrimo fuera el Dj...
En fin, me encantan los bizcochos, ya sabes, esté lo haré en cuanto me vaya a Asturias y puede volver a encender el horno...
Besote

Calohe dijo...

Ufffffff! A ver por dónde empiezo..
No recuerdo haber visto esa serie, sí recuerdo su nombre, pero no haberla visto..., y me has picado la curiosidad, luego le digo a Antón que me descargue un par de capítulos, a ver si puede...
Y sí, eres muy afortunada tener tantos hermanos, haber crecido en una casa tumultuosa y ahora llevaros bien..., yo fui hija única muchos años y me encantaban las casas de mis amigas con hermanos, se pasaba tan bien allí!
El bizcocho tiene una pinta re-buena, pero lo pospongo para el otoño...
Besotes y feliz finde!

Calohe dijo...

Ah! y el cardamomo lo descubrí cuando quise hacer donuts, ja, ja, total hace nada...

macc_arenita dijo...

¡¡Menuda pinta tiene!! ¡¡Qué jugosito se ve!! ¡¡Qué rabia no tenerlo ahora mismo en mi cocina para tenerlo para merendar!! jejej =)
UN saluditoo

Sara Garcés dijo...

Que buena pinta!!
Me ha gustado mucho tu blog, me quedo de seguidora y te invito al mío...donde escribo diferentes artículos sobre dietética y nutrición:
laopiniondesara.blogspot.com

Un saludo!!

Helena / Rico sin Azúcar dijo...

Toc-toc: aquí otra fan de Doctor en Alaska, ¿hay sitio? :-D Me acuerdo de Adam (¿la esposa no era una pelirroja absolutamente neurótica?) y de Ed (siempre entrando en casa del doctor Fleishman sin llamar a la puerta) Somos de la misma generación, Cristina: yo también grababa los episodios, pero creo que ahora las cintas deben andar por algún basurero en Guinea Bisau...
Centrándonos en el tema del bizcocho y el cardamomo (que para eso venía yo aquí), te diré que mi ignorancia es requeteatrevida, y que yo no descubrí el cardamomo hasta hace poco tiempo, por una receta de "Delicious Stories". Por supuesto, ahora también soy una fan ;-)
Aunque el sirope lo tengo que mirar de lejos, me quedo embobada delante de esta preciosa cobertura de pistachos troceados (delicioso crocanti!)

Besines y buena semana

Sarah Gibrán dijo...

Madre mía, me entran unas ganas locas de comerme la pantalla :))

Todo Especias dijo...

Tremenda la receta y preciosa historia Cristi. Se nota que lo haces con amor. Un saludo!

Eugenia Hernandez Rubio dijo...

Hola buenas por favor yo quisiera que me contesdtarasis que significa lo de mantequilla a punto de plomada muchas gracias

Eugenia Hernandez Rubio dijo...

Hola buenas por favor yo quisiera que me contesdtarasis que significa lo de mantequilla a punto de plomada muchas gracias

Cristi Lopez dijo...

Hola Eugenia, mantequilla a punto pomada significa que tiene que estar blandita como si fuera una pomada. Blandita, pero no deshecha, como cuando es verano y la dejamos a temperatura ambiente. Espero haberte ayudado.Un abrazo.

Eugenia Hernandez Rubio dijo...

Hola buenas noches gracias por responder a pregunta de la mantequilla pero veréis quiero realizar una receta vuestra que me parece/ muy buena pero lleva cardamono y no se donde encontrarlo y esactamrnte como se utiliza muchas gracias por todo

Cristi Lopez dijo...

Hola Eugenia. El cardamomo es una especia. Actualmente se encuentra casi en cualquier supermercado, ya que se ha puesto de moda tomarlo con el gintonic. Si el supermercado es grande fijo que lo encuentras. Busca por la zona de las especias o donde haya productos delicatessen, y pregunta a los dependientes del supermercado si no lo encuentras, quizás esté algo escondido. ¡Suerte!

Publicar un comentario

¡Muchísimas gracias por pasaros por aquí, y más aún por animaros a comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...